En los últimos 600 años las sociedades humanas se han opuesto a la llegada del café, la imprenta, la agricultura mecanizada, los frigoríficos, la música grabada, nuevos softwares para profesiones o los transgénicos con tácticas muy parecidas. Estos son los enemigos de la innovación tecnológica.

 “No hay ninguna idea inteligente que pueda ganar aceptación general sin mezclarla antes con un poco de estupidez”. La frase es de Fernando Pessoa y toca un problema que las sociedades humanas afrontan desde que comenzaron a existir: la oposición a nuevas tecnologías que pueden cambiar el mundo.

Desde el café a la agricultura mecanizada, pasando por la electricidad, los refrigeradores o la música grabada, la historia está llena de ejemplos de cómo las sociedades humanas se han resistido a adoptar innovaciones sin las que hoy no podríamos entender el mundo.

Los transgénicos son comida Frankenstein como el teléfono fue invento del demonio

“Es una reacción que está en nuestro ADN, en la forma en la que está organizada nuestra mente”, toda nueva aportación tecnológica, es vista con recelo, el motivo principal según los más reputados psicólogos es el temor a “lo que no conozco”, “La tribu siempre lo hemos hecho así”

En 1866, durante la Exposición Universal de París, Luis Napoleón III lanzó un reto a los científicos: encontrar una fuente de proteínas alternativa a la mantequilla que fuera más barata. En su cabeza estaba la necesidad de alimentar a una población cada vez más empobrecida y a un ejército famélico y amenazado por la voluntad expansionista de otras potencias europeas. El premio lo ganó Hippolyte Mège-Mouriés, inventor de la margarina.

Mientras Europa adoptó el nuevo producto, en EE UU provocó el nacimiento del lobby de la industria láctea, que emprendió una guerra abierta contra el alimento. Los productores lograron que el lácteo se prohibiera en varios estados y esas leyes fueron sostenidas hasta por el Tribunal Supremo. Para conseguir frenar el consumo del nuevo producto, mucho más asequible que la mantequilla, la industria se sirvió de estudios científicos inventados y campañas de odio diciendo que la margarina era “antiamericana” porque contenía un producto importado, el aceite de coco. La industria estigmatizó a los hogares que la consumían porque estaban usando un producto barato, lo que cuestionaba la capacidad del padre de familia de proveer para los suyos.

El café, los tractores, los refrigeradores o la imprenta también fueron objeto de campañas de desprestigio

Los productores de margarina reaccionaron sustituyendo el aceite de coco por el derivado de plantas más “americanas” como el algodón y la soja y establecieron alianzas con los productores nacionales de estas cosechas. La demanda de margarina creció hasta que su consumo rebasó a la mantequilla en los años 50 del siglo XX, después de que se derogaran las leyes aprobadas contra ella a mediados del siglo anterior.

Este “es uno de los mejores ejemplos de cómo la industria afectada, usando instrumentos legales, puede dañar o eliminar nuevas tecnologías”.

El café, los tractores en la agricultura, los refrigeradores o la imprenta en el mundo musulmán también fueron objeto de campañas de desprestigio. El primero sufrió durante siglos la prohibición impuesta por autoridades religiosas musulmanas, que cerraron por ley las cafeterías. Lo hicieron no tanto por la infusión en sí como porque se consumía en lugares de esparcimiento donde se hablaba y compartían ideas, el sitio perfecto para que surgiesen voces disidentes con el poder establecido. Las cafeterías se prohibieron en la Meca, Isfahán, Cairo y Constantinopla durante 200 años.

«Dependemos de las nuevas tecnologías ante los desafíos globales».

Cuando el café saltó del Imperio Otomano a Europa, el efecto fue el mismo y los reyes de algunos países decretaron el cierre de cafeterías y «clubes del café» que comenzaban a aparecer en las universidades. Antes de que Italia fuese la patria del expreso, el país se resistió al nuevo producto por miedo a que dañase al sector del vino. Pero el papa Clemente VIII hizo una inteligente defensa de la infusión en 1600: “Esta bebida de Satán es tan deliciosa… que sería una pena que sólo los infieles puedan usarla. Engañaremos a Satán bautizándola y haciéndola una bebida genuinamente cristiana”, escribió.

Los paralelismos entre las tácticas y argumentos usados en el pasado y los que dominan polémicas actuales como la de los transgénicos, el rechazo a las vacunas o la inteligencia artificial. A los transgénicos se les llama “Comidas Frankenstein”. Al café se le tildó de “alcohol juvenil” en India, y en Inglaterra, Francia y Alemania alertaban de que producía esterilidad. Las comidas refrigeradas eran “alimentos embalsamados”, el teléfono, “instrumento del demonio” y la margarina “mantequilla de toro”.

La supuesta novedad disruptiva de algunos productos es muchas veces la causa para su rechazo.

La tecnología en todas las profesiones, es una necesidad, y más en la pericia caligráfica, en la cual aún existen compañeros que utilizan argumentos del siglo XIX, es necesario actualizar la profesión con la ayuda de las nuevas técnicas y software.

Queda lejos ya el año 2000 con el cambio al siglo 21, desde hace ya algunos años estamos sumidos en una revolución digital que al principio parecía un complemento a nuestra era analógica, una anécdota para pijos, ahora lo digital ha desplazado a lo analógico y forma parte de nuestras vidas.

¿Pero realmente sabemos que significa esto?, pues significa que si todo es así, aunque no te guste, tienes que adaptarte, porque no solo va a seguir así, sino que va a ir a más, antes un PC era un complemento que solo tenían algunos, ahora incluso el PC de sobremesa y los portátiles están quedando desplazados, por los dispositivos móviles, cada vez más ligeros y potentes que tienen mucha más potencia y resolución gráfica que un PC del año 2000.

El problema es que muchos de los de nuestra época, se han quedado en los años finales de los 90 (por no decir en los 80 o 70), me refiero al uso que hacen de las nuevas tecnologías, el cual es casi nulo, cuando una parte del mundo está sumida en redes 5G super rápidas, conexiones de fibra de 500Mb/s, cosas impensables ni en el 2000, pues nada ellos están con la lupa, el cuentahílos, el microscopio óptico sin conexión digital, porque lo digital es malo y así nos va en este país de locos. Lo bueno de todo esto es que no son gente aislada, no que va, suelen ocupar altos cargos directivos generalmente de organismos oficiales y muchas empresas privadas también, claro ahora lo entiendo, para que quieren la tecnología si ganan un suelazo sin tantas complicaciones, como por ejemplo adaptar sus conocimientos a nuevas tecnologías, por eso prefieren desprestigiar la era digital sin motivo ni razón.

Esto es un ejemplo de lo que estoy diciendo y que afecta al colectivo pericial caligráfico, es un fragmento del libro publicado en el año 2001 (aunque escrito con anterioridad a esta fecha) por la editorial Heder «Pericia Caligráfica Judicial práctica casos y modelos»

«Cuidado con el scaner y las cámaras digitales»

«Las sugerentes ampliaciones que se adjuntaban por fotografía o por fotocopia añadiendo flechas o indicativos para la mejor observación del Tribunal sobre las conclusiones del dictamen, ahora están siendo sustituidas por reproducciones mediante scanner, ello sí que empieza a preocupar un poco a los jueces, ya que por una parte los scanneados actuales no son fidedignos como la fotocopia, son interpretaciones por micropuntos del reflejo original y por otra parte son susceptibles de retoque por un programa informático. Ello también ocurre con las fotografías tomadas por cámara digital los «píxels» son minúsculos puntitos que intentan reconstruir la imagen captada, pero no es la imagen sino una interpretación tal como se ha dicho con el scanner.«

Lo he copiado del libro textualmente, porque la verdad, no tiene desperdicio, es buenísimo, en esa época ni las cámaras ni los scanner tenían la resolución que tienen ahora, ni tampoco los ordenadores, pero lo bueno es que estas personas y sus seguidores de importantes departamentos científicos oficiales, siguen creyendo que la tecnología digital no es fiable, que falsifica y cambia los documentos originales al tratarlos con programas informáticos.

Como funciona una Fotocopiadora

Una fotocopiadora analógica antigua, funciona de forma parecida a un scanner, emite una luz sobre el documento, la cual se refleja en un tambor cargado de electricidad estática, que al tomar contacto con el papel, lo marca electrostáticamente y luego se vierte un tóner que se queda pegado al papel. Las resoluciones máximas eran de unos 200 x 200 dpi en la impresión de la fotocopia.

Actualmente las digitales son como un scanner óptico que digitaliza el documento en memoria, resoluciones altas 600 x 600 dpi o 2400 x 600 dpi más depende del modelo. Por tanto actualmente una fotocopiadora utiliza un sensor igual que un scanner digital de sobremesa.

Una imagen digital, efectivamente si se puede modificar con un PC, al igual que una fotocopia de forma más manual, pero se puede averiguar si se ha modificado analizando y ampliando digitalmente zonas sospechosas, donde podremos ver si se han pegado imágenes que no pertenecen al original. Las ventajas de guardar una imagen digital son mayores.

Proceso de digitalización

Para digitalizar un documento tenemos que obtener un mapa de puntos mediante un sensor de algún dispositivo de captación, como por ejemplo, un scanner o una cámara digital, cuanta más resolución tenga el sensor, más puntos por pulgada métrica podremos generar en un archivo de formato gráfico, cuantos más puntos más tamaño ocupará el archivo en memoria, nuestro ojo humano, puede apreciar resoluciones máximas de 0,1 mm entre puntos, que corresponde aproximadamente a unos 250 dpi aunque debido a los errores de hardware, lentes etc… se suele aumentar a 300 dpi para decir que es una resolución alta y apta para imprimir con buena calidad.

El PC al leer el archivo gráfico, obtiene el mapa de puntos del sensor, aunque dependiendo del tipo de archivo gráfico que hayamos elegido para guardarlo, se perderá más información o nada, por ejemplo el formato de compresión que tiene *.JPEG es destructivo y elimina información original para obtener menos espacio en memoria, el formato *.TIF se puede configurar sin compresión, pero aunque se comprima, no es una compresión destructiva.

Tiene más resolución una cámara digital o una analógica con película tradicional

Un estudio hecho por Hugo Rodríguez en el año 2004 https://www.hugorodriguez.com/articulos/digital_vs_pelicula_04.htm  compara una cámara con sistema digital Kodak (13,5 Mp la máxima que existía en aquel tiempo) con una Nikon F5  tradicional (Velvia) de película, con el que se concluía lo siguiente:

1) El sistema digital tiene un poder de resolución algo mayor que la película. Pero, existen ya sensores de 16,7 Mp y pronto aparecerán de más de 20 Mp, con lo que la diferencia será notable.(ahora esto está superado)
2) El digital sufre de moiré cuando los detalles de la escena son muy finos y no están alineados en vertical u horizontal. La película los representa bien, con independencia de su orientación.
3) La película podría tener un poder de resolución estimado de 12-13 MP (valor aproximado).
4) El digital carece de grano, lo que le confiere una sensación de mayor calidad, porque la imagen está más limpia, aunque no por ello aporta más información.
5) Teniendo en cuenta el mayor poder de resolución y -sobre todo- la ausencia de grano, 14MP ofrecen claramente mayor calidad que la película.

blank

Kodak-DCS-760 6Mp objetivo Nikon año 2001.

Cuando se publicó el libro al que hemos hecho referencia, era el año 2001, los sensores de las cámaras digitales más avanzadas eran de un máximo de 6 MP actualmente se fabrican cámaras profesionales como la HASSELBLAD H6D 100C con sensor CMOS de 53.4 x 40.0mm de 100MP  su precio 34.969€ (IVA incluido) o dentro de las réflex profesionales la CANON EOS 5DS R con sensor CMOS full frame de 50,6 MP su precio 3.799€ (IVA incluido), siendo común en cualquier compacta o réflex de menor nivel superar los 20 MP de resolución.

 

…tenemos mejor resolución con una cámara digital actualmente que una película analógica que no pasa de 12-13 Mp aproximadamente, además la película tradicional produce ruido gráfico en forma de grano, cosa que no pasa en la digital…

Como funciona un zoom digital

Una imagen digital es mapa de puntos como hemos explicado, esos puntos llamados pixels para ampliar la imagen tienen que separarse unos de otros para agrandar y ampliar la imagen, el problema es que si los separamos mucho al final veremos huecos entre ellos y la imagen perderá resolución aun teniendo el mismo número de pixels originales, hay que rellenar esos huecos a medida que aumentamos, para ello se utiliza un algoritmo de interpolación matemática, existen varios tipos de algoritmos de este tipo, pero básicamente se basan en calcular los pixels intermedios de los huecosbasándose en la información de color de los que hay alrededor del que se quiere calcular y que son pixels reales obtenidos con la digitalización del sensor, el algoritmo no se inventa nada lo calcula sobre información real. Llega un momento, que si se amplía mucho se visualiza un punto tan grande que produce un efecto de pixelación de la imagen, en MacWinLin CPS viendo que ningún software de tratamiento gráfico corrige esto, ha aplicado un algoritmo al nuevo zoom HQ el cual interpola sin producir efecto de pixelaciónmejorando la calidad de la imagen con respecto al zoom digital tradicional.

El ojo humano, base de las cámaras digitales, ventajas e inconvenientes

blankEl ojo humano es un «sensor digital biológico», sirvió como base para idear los sensores digitales de las cámaras, está compuesto de dos tipos de receptores, muy complejos y perfectamente diferenciados:

«Conos» dependiendo de la persona podemos tener entre 6 o 7 millones por cada globo ocular, son sensibles a la longitud de onda de la luz que incide sobre ellos, es decir, aprecian los colores. Existen 3 tipos, uno que capta la luz roja (650 nm), otro que capta la luz verde (530 nm) y por último los que captan la luz azul (430 nm), por ejemplo las aves y reptiles tienen otro tipo nuevo que capta la luz ultravioleta (< 350 nm).

«Bastones» tenemos aproximadamente entre 100 o 120 millones por cada globo ocular, y son sensibles a la luminosidad, la sensibilidad es mucho mayor a la de los «conos» en la luz verde-azulada en torno a los 500 nm, en las demás longitudes de onda y con alta luminosidad se saturan y no perciben nada, los «bastones» nos permiten ver formas pero no los colores en condiciones de luz muy débiles, aunque por su forma de agruparse, no permiten distinguir tantos detalles. Se cree que tenemos mayor número de ellos, porque nuestro sistema ocular se desarrolló y adaptó para entornos oscuros, durante muchos millones de años y nuestra convivencia con entornos con más luz, en términos evolutivos, es mucho más reciente.

Tipos de visión dependiendo del número de «conos»:

  • Tetracromática: 4 o más conos (las aves, reptiles y peces ; ven el ultravioleta)
  • Tricromática: 3 tipos de conos (hombre y primates).
  • Dicromática: 2 tipos de conos, la inmensa mayoría de los animales.
  • Monocromática: 1 tipo de cono, (Mapaches y salamandras)

Una ventaja que tenemos con respecto al ojo de otros animales, es que el ojo humano puede regenerarse muy rápidamente, frente a la degradación fotónica de sus pigmentos,  los fotones que impactan en el ojo en un día soleado, degradan los pigmentos de los «conos» que automáticamente son regenerados, aunque no haya presencia de luz, así si cambiamos a un entorno oscuro, regenerará sus pigmentos para adaptarse rápidamente a la visión nocturna.

La respuesta del ojo a la intensidad de la luz  no es lineal es más próxima a incrementos logarítmicos y depende de la longitud de onda (color) de que se trate. Esta respuesta hace que el sistema de visión humano, tenga histéresis y dificulta ver imágenes en movimiento sino se presentan en una frecuencia igual o superior a 24 Hz, es decir, 24 imágenes por segundo, por ejemplo en un monitor si la frecuencia es inferior a 24 Hz apreciaremos un parpadeo en la imagen mientras se mueve.

El ojo entre conos y bastones, tiene un total aproximado de unos 106 a 127 Megapixeles equivalentes según la persona, pero debido a una limitación del nervio óptico a 1 millón de fibras nerviosas, solo puede transmitir información para 1 Megapixel, es en el centro de la retina la fóvea y la zona de alrededor, donde existe buena resolución de imagen ocupando unos 3 grados de visión de los 120º de campo visual que tiene un ojo, y donde se encuentran los aproximadamente 6-7 megapixeles de conos. O sea, justo el centro. Por eso sólo vemos enfocado lo que está exactamente en el centro de nuestra visión y los laterales borrososPara transmitir toda la información de 6-7 megapixels por un nervio óptico de 1 megapixel , el investigador español Luis Martínez Otero afirma que el ojo tiene que comprimir imágenes, esto lo hace nuestro cerebro que es suficientemente avanzado como para completar toda esa información que falta, según la información de lo que se está viendo, JUSTO COMO LO HARÍA UN ALGORITMO DE INTERPOLACIÓN.

Conclusión final

Cómo se atreven a criticar a sensores digitales de captación de imagen actuales, cuyo principio de funcionamiento precisamente ha sido copiado de nuestro ojo humano, y a criticar a los algoritmos de interpolación para el zoom digital por software, cuando nosotros vemos una realidad virtual que crea nuestro cerebro, utilizando parte de lo que estamos viendo en ese momento para INTERPOLAR LOS HUECOS PERDIDOS Y VACÍOS DE IMAGENES, los cuales, son creados por el cuello de botella que provoca el nervio óptico, a la hora de transmitir información.

MacWinLin CPS